Hoy quiero contarte, sin muchos rodeos, qué es el trading. Quiero acercarme a su definición y a los conceptos más básicos para que tengas un lugar de referencia al que siempre echar mano cuando tengas dudas.

El trading no es más que la compraventa de activos en un mercado regulado. Pueden ser acciones, divisas y futuros; y tu objetivo final es conseguir beneficios a largo plazo.

¿Qué es el trading en bolsa?

Por norma general, la inversión en bolsa suele tener en cuenta un plazo muy largo de trabajo. Se compra un activo, por ejemplo acciones, y se mantiene en tu poder a lo largo del tiempo para conseguir beneficios, ya sea en forma de rendimiento anual o de dividendos de la empresa.

Por otro lado, el trading es un ejercicio más especulativo, y suele tener rangos de acción más cortos en el tiempo. Se van buscando diferentes oportunidades para aprovechar la pequeña rentabilidad que pueden ofrecer, abriendo y cerrando posiciones de manera periódica.

Esto requiere de una mayor atención y un mejor análisis del mercado, para conocer los mejores puntos de entrada y salida de una operación. Como luego te mostraré, puede ser en cuestión de horas o en plazos más largos.

¿Cómo funciona el trading?

Ahora que has visto el significado de trading y empiezas a conocerlo mejor, te explicaré cómo funciona. A priori no tiene dificultad ninguna: se trata de una operación bursátil en la que compras un activo para venderlo a un precio superior, o vendes un activo para recomprarlo a un precio inferior.

Esto, por supuesto, no es tan sencillo en la práctica; pues está sujeto a los vaivenes del mercado. Para poder predecirlos, lo mejor es conocer los diferentes patrones y realizar un análisis exhaustivo de cada operación, pero no voy a hablarte de eso hoy.

En el trading encontramos una gran variedad de activos financieros, como los productos derivados. Son unos instrumentos que te permitirán aprovechar las subidas y bajadas del mercado y, en su mayoría, el apalancamiento. Pero todo esto aumenta un poco más el riesgo de perder tu inversión, por lo que tendrás que usarlo con cautela.

Quizá también te interese: 

¿Qué es el apalancamiento y por qué tienes que usarlo?

¿Es posible vivir del trading?

La respuesta corta es que sí; si no, no me tendrías aquí. Lo primero que debes saber es que esto no es un juego de azar o una casa de apuestas. Tus beneficios dependerán, en gran medida, de tus aprendizajes, la metodología empleada y la disciplina con tu plan de trading.

También te recomiendo que te quites de la cabeza la idea de ganar dinero rápido y fácil con el trading, pues será lo primero que te llevará a la inestabilidad emocional y financiera. El beneficio es bueno si es a largo plazo, y para ello necesitarás paciencia, un importante capital inicial (que no necesites) y la fortaleza de comprender que habrá días que pierdas mucho dinero.

Si quieres que tus ingresos principales lleguen a través del trading, tendrás que invertir primero en formación y profundizar todo lo posible antes de lanzarte al mercado. Como digo: sí, se puede vivir del trading. Pero no todo el mundo puede vivir del trading.

Tipos de trading

Day Trading

Es lo que se conoce como “intradía”. El inversor abre las operaciones y las cierra en la misma jornada del mercado. No suele tener un gran margen de beneficios, pues su rentabilidad está en el volumen; y no en aguantar la posición durante mucho tiempo.

Scalping

Es una variante del Day Trading, ya que son operaciones de muy corto plazo que pueden llegar a durar apenas unos segundos. Del mismo modo, buscan el volumen de operaciones por encima del beneficio de una de ellas.

Swing Trading

En este marco hablamos ya de operaciones más largas, con unos diez días de margen. Las operaciones se quedan abiertas (con sus stop loss y take profit correspondientes) para que el mercado siga su curso.

Trading direccional o de tendencia

Este último tipo no tiene en cuenta el tiempo, pues su objetivo es abrir operaciones en favor de la tendencia del mercado. Puede parecer una opción conservadora, pero requiere igualmente de mucho análisis y estudio.

¿Cómo se hace un buen trading?

Para saber qué es hacer trading, lo mejor que puedes hacer es ponerte a hacerlo. Prueba con cuentas demo de algunas herramientas, y comienza a funcionar.

Lo primero que necesitarás es un ordenador o un dispositivo móvil y conexión a internet. Eso es lo fácil. Después, busca un broker en el mercado que te ofrezca una plataforma de trading para poder analizar tus posibles operaciones.

Esta plataforma debe mostrarte gráficos en tiempo real de los movimientos de los productos y activos en los que estés interesados. Además, tendrás que poder abrir y cerrar estas operaciones, con posibilidad de controlar el riesgo a base de órdenes. Lo ideal es poder acceder a diferentes mercados y productos desde el mismo broker.

Más allá de esta herramienta, hay dos puntos básicos que serán extremadamente necesarios: capital que no vayas a necesitar y puedas perder por completo, y la formación en trading der mayor calidad. Esta última es fundamental para, precisamente, no perder todo el capital invertido.