El concepto de termostato financiero lo acuñó Harv Eker en su libro Los secretos de una mente millonaria. Se trata de una herramienta interna que, al igual que un termostato normal hace con la temperatura de tu casa, trata de equilibrar tu situación económica. Hoy quiero contarte un poco más sobre esto y cómo puedes aprovecharlo para aumentar tus ingresos y tus ahorros.

Qué es el termostato financiero

Para no extenderme demasiado en este punto, te diré que el termostato financiero es el nivel de riqueza que está instaurado en tu mente. Tiene en cuenta muchos factores, como ahora verás, pero a grandes rasgos es una cifra de ingresos con la que estás cómodo habitualmente mes a mes.

Estás acostumbrado a gestionar este nivel de vida y, tanto si estás por encima como si estás por debajo, consciente o inconscientemente harás todo lo posible para volver a tu punto original. Por eso debes intentar ir subiendo esta cifra poco a poco, hasta alcanzar tu libertad financiera, para ir consiguiéndola a lo largo de las semanas.

También te gustará:
Errores comunes de los traders principiantes

Formas de ganar dinero extra desde casa

Factores que influyen en el termostato financiero

  • Creencias: Este es posiblemente el punto más importante. Se trata de todas esas convicciones que has ido desarrollando a lo largo de los años sobre el dinero y lo que implica tenerlo. Luego hablaré de algunas de ellas.
  • Valores: Dentro de tu escala de valores, que has ido adquiriendo desde que naciste, habrás colocado el dinero en algún lugar. Hay gente que lo sitúa por encima de cosas que a otros le parece una locura y al contrario, pero cada uno tiene su propia pirámide.
  • Influencia: La gente que te rodea es muy importante a la hora de ver el mundo de una manera u otra, por lo que también intervienen en tu visión sobre el dinero, la forma de gastarlo o de ahorrar.
  • Lenguaje: Con esto me refiero a la forma en que te expresas cuando hablas del dinero. Tanto en el tono habitual de una conversación como los conceptos que llegas a manejar sobre la gestión del mismo.
  • Hábitos financieros: ¿Cuánto ahorras cada mes? ¿Revisas tu dinero en general y tus cuentas bancarias habitualmente? ¿Preparas un presupuesto mensual para tener claros los gastos que vienen? 
  • Valor: Aquí hablo de ti, de tu autopercepción y de cuánto te valoras. Piensa en lo que ganas en una hora de trabajo y si de verdad ese es el precio que le has puesto a tu vida.

Niveles y cómo ajustarlo

Como en cualquier termostato, tienes un nivel máximo y un nivel mínimo más allá de la “temperatura” media de tu dinero.

Normalmente, a principio de mes estarás en el nivel máximo: tienes dinero y, después de todo el trabajo del mes pasado, mereces algún capricho y abres un poco el grifo de los gastos. Sales a comer, te compras esas zapatillas que estabas buscando y le haces un regalo caro a tu pareja.

Luego, conforme llegan los últimos días de la treintena, vas viendo cifras cada vez más pequeñas en tu cuenta del banco y cierras el grifo, no sales ni a tomarte un café y casi no enciendes las luces de casa para no gastar.

¿No es mejor mantener siempre un nivel medio de gastos para no encontrarnos en un extremo ni en el otro?

A fin de cuentas, lo que te recomiendo es que le tengas estima al dinero. Puede parecer una frase fea, pero para nada es así. No te estoy diciendo que sea lo más importante de tu vida, pero sí que sepas apreciarlo y comprender el valor que tiene. Por supuesto, no hablo de nadar en la abundancia y tirar el dinero, sino de gastarlo de forma inteligente.

¿Cómo puedo aumentar mi termostato financiero?

Si quieres empezar a aumentar el termostato financiero y elevar tus aspiraciones de vida, debes fijarte en el nivel mínimo que antes comentaba. Ahí es donde debes empujar hacia arriba cada mes un poco más, para que mentalmente vayas acostumbrándote a que puedes ir creciendo.

Tal y como te prometí antes, voy a desmontar algunas de las creencias más comunes que pueden mantener anclado tu termostato financiero y no te ayudan a subir. Si verdaderamente piensas en alguna de estas cosas, trata de verlas de otro modo y replantéate tu manera de entenderlo.

Algunas creencias erróneas sobre el dinero

  • “El dinero es la causa de todos los problemas”: Si realmente crees esto, ¿para qué estarías ahorrando? No es cierto, hay gente que causa problemas y gente que no. Tanto si tienen dinero como si no lo tienen.
  • “El dinero no es importante”: Está claro que, como te decía antes, hay que valorar muchas cosas en esta vida, los pequeños detalles que nos hacen felices. Pero no debemos olvidar que hace falta dinero para la vida.
  • “La gente rica lo es porque ha conseguido el dinero a costa de los demás”: No tiene porque haber sido así, puede que hayan luchado mucho por conseguirlo. Trata de mirar con menos envidia y con más admiración.
  • “Es mejor dar que recibir”: Como en todo mercado, tiene que haber alguien que compre y alguien que venda. De igual forma, un día tú invitas a un colega y al siguiente él te invita a ti. La idea es encontrar el equilibrio.
  • “El dinero en efectivo no tiene valor”: Es cierto que hay que buscar la rentabilidad de nuestro dinero de la mejor manera; pero en estos momentos de volatilidad, es mejor tenerlo en cash que invertirlo en cualquier cosa que podamos perder.
  • “El dinero requiere mucho esfuerzo”: Ya te he contado en algún vídeo y otros artículos que esto no siempre es así. Aquí radica el punto de valor que te indicaba antes, cuánto vales tú para des tu esfuerzo.

Y con esto termino. Tener en cuenta tu termostato financiero es vital para mejorar tu estilo de vida y debes trabajarlo mentalmente para seguir creciendo. Ya sabes donde encontrarme, siempre ayudándote a conseguir tu independencia financiera.

¡Nos vemos pronto!