¿Sabes qué es el interés compuesto?

Cuando alguien solicita dinero prestado a una institución financiera o un prestamista, ha de asumir una cantidad adicional por el uso del dinero durante un periodo de tiempo fijo. En efecto, el interés. Y el tipo de interés se decide entre ambas partes, pudiendo ser simple o compuesto. 

En el primer caso, se cobra únicamente sobre la cantidad de dinero que se ha prestado durante un periodo de tiempo fijo. Sin embargo, es habitual que el interés venza para el pago, con lo que se va añadiendo dicho interés al original. De aquí es de donde surge el interés compuesto: momento en que se calcula el interés para el periodo siguiente en base a la cantidad acumulada.

Si todavía tienes dudas, no te preocupes: en este post hablamos sobre calculadoras y aceleración de beneficios para que comprendas mejor qué es, cómo funciona y cómo puedes calcularlo fácilmente.

Qué es el interés compuesto

El interés compuesto es el consecuente de reinvertir los beneficios de una inversión inicial, logrando así aumentar las posibilidades en inversiones futuras y pudiendo capitalizar mejor la cuenta propia. Dicho de otro modo, es el interés de un capital, al que se van acumulando sus réditos para que produzcan otros.

Así, mientras que el interés simple se calcula sobre la cantidad original de un préstamo, el compuesto se basa en dicha cantidad, pero además se le va añadiendo el interés que se ha ido acumulando durante los periodos previos. Es algo así como el interés sobre los intereses.

Al acumular unos rendimientos sobre otros anteriores, es posible maximizar sus beneficios y generar riqueza a largo plazo. De ahí que, en el mundillo del trading, se le conozca como uno de los mejores amigos del inversor. Pero para ello hay que saber bien cómo funciona.

Otros artículos que quizás te interesen:

Qué es un bróker de bolsa

Cómo funciona el apalancamiento en bolsa

¿Cómo funciona?

El interés compuesto en las inversiones es, por tanto, una de las herramientas más poderosas para generar riqueza a largo plazo. Pero hay que saber cómo aprovecharlo.

Dependiendo del capital inicial y la consistencia que se consiga, la función tenderá más o menos exponencial, pero en todo caso a la larga, siempre y cuando los beneficios sean positivos, la función tenderá a infinito. Las matemáticas no fallan. Eso sí, lo que puede jugar en nuestra contra es la psicología y la incapacidad de mantener esa constancia, tan tan difícil de conseguir.

Imaginemos un interés compuesto como una bola de nieve que al avanzar “x” metros va aumentando su volumen cada vez más rápido. Pues, recuerda: nuestra cuenta hace lo mismo si mantenemos unos beneficios constantes: a lo largo del tiempo, nuestra cuenta irá acelerando.


Cómo calcular el interés compuesto

Aquí viene la parte más útil. Para calcularlo, se puede emplear una fórmula que nos permite obtener esta cifra: M = C (1+i)

“M” es la suma de capital más los intereses añadidos al final del periodo

“C” es el capital inicial

“i” es la tasa del interés compuesto

“n” es la cantidad de períodos durante los que se acumula el interés compuesto

Para despejar esta fórmula hay que conocer el valor de tres de las variables, de modo que solo hay que despejar la incógnita para hallar su valor. Aunque también existen tablas y otros métodos para conocer este valor, como la ‘calculadora del interés compuesto’.

Sin embargo, también existe una herramienta en Forex 21 (Forex Compounding Calculator) que permite calcular con el valor inicial de la cuenta y su rentabilidad mensual, además de conocer cómo irá creciendo y cómo se irá acelerando el capital.

Ejemplo con interés compuesto

Vamos a ver un ejemplo con la herramienta anterior:

Con un capital inicial de 10.000 €, una rentabilidad mensual del 2% (cantidad realista) y 120 meses como periodo de tiempo que equivale a 10 años.

Si os fijáis es una curva ascendente en la que el resultado de los 10 años son 107.651,63 $,

aproximadamente un 1000% de crecimiento en la cuenta, siempre y cuando cada mes sea un beneficio.

El primer mes es 200 € que es un 2% de 10.000 €, pero el siguiente mes ya no son 200 € son 204 € ya que aumenta el capital de 10.200 € y es el efecto del interés compuesto. Si esto lo subimos a un 5% cada mes, la curva crece incluso 30 veces más, en este caso son 3489119,86 $ al final de los 10 años. La cuenta asciende mucho más rápido, acelera mucho más rápido.

Si esto lo ponemos a un 10% mensual (que es una barbaridad) son 927090688,18 $. Una locura… ¡¿Verdad?!

Los números parecen muy muy bonitos y como decía: las matemáticas no fallan. Entonces intentemos mantener nuestra cabeza fría y conseguir esa consistencia que nos permita a la larga expandir nuestra cuenta.

Dónde invertir a interés compuesto

La parte más complicada llega en este momento. Ya conoces qué es el interés compuesto, cómo funciona y cómo calcularlo. Pero… ¿Es una buena estrategia para cualquier situación? 

Si necesitas ayuda para elegir dónde invertir a interés compuesto, desde Zartex podemos ayudarte.

¡Te esperamos!