Llevo hablando de independencia financiera mucho tiempo, así que es el momento de contarte por completo de qué va esto. La independencia financiera no significa no preocuparse por el dinero, o vivir todo el rato ahorrando para el futuro, o creer que como puedes pagar este nuevo coche a plazos ya lo has logrado todo.

De hecho, es muy habitual hablar con gente y que, sin saberlo, no tiene independencia financiera real. Los hay que viven mes a mes casi sin posibilidad de ahorrar, o los que se privan de todo cada día para poder pagar una casa dentro de unos años y solo disfrutarla a partir de los 65 años.

Ambas concepciones te llevan a problemas económicos anualmente, ya que no consigues alcanzar tu nivel de vida ideal y solo trabajas día y noche sin disfrutar. Por eso hoy quiero contarte cómo puedes lograr esta independencia y no necesitar nada ni nadie para vivir como tú quieras.

Te gustará:

¿Cómo funciona el apalancamiento?

¿Qué hace un broker de bolsa?

¿Qué es la independencia financiera?

La independencia financiera es poder liberarte de las cargas activas que requiere generar ingresos para mantener tu estilo de vida. En los primeros niveles, es importante no ser dependiente de tu familia, de tu pareja o de tu jefe. Pero esta generación de ingresos tampoco debe estar supeditada a tu mente, tus habilidades, tu vitalidad o el mercado.

Lo ideal es que consigas tener uno (o varios) activos que, sin tú interceder, te mantengan el nivel de gastos mensual y, a niveles superiores, tu nivel de gasto ideal (por ejemplo, conseguir más de 5000€ al mes para tu familia).

Los 7 niveles de independencia financiera

A través de la academia Zartex Pro creé una escala de independencia financiera, que se podía ir subiendo conforme se materializan diferentes objetivos. Cada uno de estos pasos conlleva el cumplimiento de lo anterior, por lo que cada vez requiere más esfuerzo subir un peldaño pero te sentirás más libre.

Esto, por supuesto, es mi propia visión y puede que para otros sea distinta; pero te presento los niveles que enseño a mis alumnos.

Nivel -3: Dependes de tu familia, pareja y/o jefe

Estás en una situación en la que no tienes ingresos o los que tienes no cubren tus gastos habituales. Te sientes atado a tu trabajo y a tu jefe, por lo que no disfrutas de tu vida. Estás atado a lo que los demás puedan hacer por ti para sobrevivir.

Nivel -2: Ya no dependes de otros, pero arrastras deudas

Con el trabajo que tienes (o los pasivos a tu cuenta), generas ingresos suficientes para tu día a día; pero tienes que pagar diferentes deudas que te mantienen siempre al filo. Tu dinero se acaba el 30 de cada mes, y no tienes posibilidad de ahorrar.

Nivel -1: Tres meses ahorrados.

Tienes trabajo o diferentes ingresos y mantienes un ahorro de, al menos, tres meses de tus gastos mensuales. Si tienes unos gastos de 700 euros al mes, debes tener guardado al menos 2000€ o 2500€ para considerarte cubierto frente a cualquier imprevisto.

Nivel 0: Independencia de horarios y lugar de trabajo.

Por fin has conseguido verdadera independencia. Tienes un trabajo que te permite elegir el horario y el lugar desde el que ponerte a generar ingresos, y ya tienes más de tres meses ahorrados para cubrir tu estilo de vida.

Nivel 1: Doce meses ahorrados.

El siguiente paso es mantener este ritmo para alcanzar los doce meses de ahorro. Esto te permitirá suplir cualquier problema económico que pueda llegar a tu familia, además de poder embarcarte en proyectos más grandes para los siguientes niveles.

Nivel 2: La rentabilidad cubre tus gastos mensuales.

Aquí ya das un paso importante, y la rentabilidad de tus ahorros y tus ingresos pasivos cubren la totalidad de tus gastos mensuales. Si seguimos con el ejemplo anterior, el rendimiento de tu capital superará los 700€ mensuales.

Nivel 3: La rentabilidad cubre tus gastos ideales

Ya has alcanzado el mayor nivel de independencia financiera. Tu economía está saneada y la rentabilidad de tu tesoro puede cubrir tu estilo de vida ideal (5000€ al mes si también nombramos el caso anterior). Esto es a lo que debes aspirar y lo que debes buscar con cada paso que des.

Como ya habrás visto, no son fórmulas matemáticas mágicas ni trucos de vendehumos. Esto es todo sentido común. Trabaja en algo que te inspire y no te sientas esclavo de ello. Ahorra al principio pero disfruta de lo que tienes y a lo que puedes acceder.

Los niveles más altos requieren una estrategia de vida y una estrategia de inversión, tómate tu tiempo para encontrar tu Estrella Polar. ¿Mi consejo? Cuando hayas acumulado seis meses de ahorro, empieza a invertirlo de forma gradual y con cabeza, sé inteligente en tus movimientos. Aprende de todos pero toma tus propias decisiones.

Esta es mi opinión sobre lo que significa para mí la independencia financiera. Ahora te toca a ti tomar las riendas de tu vida y ponerte a trabajar para conseguirla. ¡Asiste a la primera clase gratuita!