Voy a ser muy sincero con mi opinión sobre comprar un coche nuevo o uno de segunda mano. Creo que es innecesario ir a por un coche que, a grandes rasgos, puede darte la misma funcionalidad que uno de segunda mano. De hecho, a menos que seas un fanático de los coches y te guste buscarle piezas, modificarlo y demás; lo único que harás con él será moverte de un lado a otro.

Así que te ofrezco tres frases muy sencillas que debes tener en cuenta cuando estés buscando coche:

  • Comprar un coche nuevo es un gasto innecesario.
  • Pagar al contado un coche (nuevo o de segunda mano) no tiene sentido.
  • Gastar más del 10% de tus ingresos en la cuota mensual es una ruina.

Ahora que ya tienes esto claro, voy a contarte las razones por las que es mejor decantarse por un coche usado o un coche de ocasión.

También te gustará:

¿Qué es mejor comprar o alquilar una casa?

Formas de ganar dinero desde casa con internet

¿Es mejor comprar un coche nuevo o de segunda mano?

A todos nos gusta presumir por nuestros logros, incluso puede que nuestros amigos y familiares nos feliciten por haber conseguido esto. Pero en solo cuatro cuatro puntos voy a hacerte ver si de verdad te merece la pena comprar un coche nuevo.

Ten en cuenta la depreciación de un coche nuevo

El valor económico de un coche cae en picado en cuanto sale del concesionario por primera vez. Aproximadamente, en un año puede valer un 20% menos de su precio inicial, y en cinco o seis años; hasta un 50% por debajo. Haz las cuentas, si hoy te compras un coche normal, sin lujos (digamos 20.000€); en un año habrás perdido 4.000€ sin ni siquiera moverlo de tu garaje.

Y luego están los extras. En el mercado de segunda mano, los tres principales aspectos para la valoración de un vehículo son: antigüedad, kilometraje y motor. Por mucho equipamiento opcional que te haya subido el precio en tu primera compra, no modificará sustancialmente el precio de venta cuando quieras deshacerte de él.

Piensa en la posibilidad de adquirir mejores prestaciones

Precisamente el punto anterior podemos utilizarlo en nuestro favor. Ante dos modelos de ocasión iguales, el precio de los extras no será relevante y podrás escoger el que más te guste. Y, por supuesto, podrás tantear modelos de un nivel superior que en el concesionario te parecerían prohibitivos.

Coches de una gama más alta, mejor motor o acabados más elegantes puedes ver reducido su precio en unos pocos años como hemos visto, sin perder su vigencia ni su calidad. Imagina que puedes agenciarte un Mercedes Clase C por los mismos 20.000€ que decíamos antes, simplemente porque se matriculó en 2016. Con esto ya casi he respondido a tu pregunta de qué es mejor, comprar un coche nuevo o uno de segunda mano. Pero todavía me quedan un par de aspectos más que pueden interesarte.

Busca justo lo que necesitas y encontrarás una ganga

Este punto es clave para ahorrarte todo lo posible. Si piensas en el coche más habitual que encuentras por la calle o entre tus conocidos, serán utilitarios pequeños y con motor diesel. Es lo que todo el mundo busca, por lo que los vehículos de ocasión de este estilo no bajan tanto como otros modelos.

Haz un análisis un poco más exhaustivo de lo que te hace falta, trata de adaptarte a otro estilo de coche y piensa, por ejemplo, si la gasolina sería un buen carburante para ti en lugar del diesel. Con apenas unos cambios en tu búsqueda, conseguirás un porcentaje de ahorro mucho mayor; y ahí está la diferencia entre un coche de segunda mano o uno nuevo.

No renuncies a seguridad ni tecnología

Piensa en un coche, como decíamos antes, de 2016. Cualquiera. Si te fijas en los modelos que las marcas sacaron ese año, no difieren demasiado de los que puedes encontrar hoy en día en cualquier concesionario. Apenas algunos detalles en su acabado o unos extras que no son necesarios de manera habitual.

Cualquier coche de después de 2010 va a contar con unos buenos favor, manos libres, control de crucero y, si nos vamos a algo más nuevo, incluso sensores y cámaras para el estacionamiento y cambio automático; por no hablar de motor híbrido. Ten claros los elementos básicos de seguridad, tecnología y prestaciones que necesitas y ve a buscar tu coche de segunda mano.

Como habrás visto, yo lo tengo claro a la hora de elegir entre comprar un coche nuevo o uno de segunda mano. Acceder a un fabricante de mayor nivel, consiguiendo una comodidad mayor y al precio de un coche nuevo de más baja gama es, simplemente, más inteligente. Como ya te he dicho muchas veces, usa tu dinero de forma inteligente y no te dejes llevar por lo que hace todo el mundo.

¡Aprende a ser un trader rentable!